Economía de la historia antigua, edad media, mundo moderno: capitalismo mercantil

Se puede evidenciar como la economía ha evolucionado constantemente a través de la historia y como lo sigue haciendo a medida que pasan los años y a continuación se hará una breve descripción de dicha evolución:

EDAD ANTIGÜA

Empezamos con épocas tan recónditas como el cuarto milenio a.C, con civilizaciones tan influyentes aún para la sociedad contemporánea como lo fueron la china, babilónica, la egipcia, Mesopotamia y Asiria, que se caracterizaron por su economía autoconsumista y cuya única finalidad era la de subsistir, ubicándolos de este modo en la cumbre del desarrollo para su época. Allí tuvieron sus orígenes los salarios, las propiedades y el contrato comercial. El concepto de economía no fue utilizado hasta la época grecorromana.

Ahora bien, la economía tuvo una gran influencia en la edad media, y en esta misma logró una cantidad de avances, dando espacio a términos como consumo y producción viéndose estrictamente reglamentados, aplicando de este modo una mayor justicia en cuanto a precios y salario, además de una imposición del oro y la plata como riqueza, un inicio en cuanto al desarrollo industrial, aumento considerable en cuanto a importación y exportación, aumento de la población como medida de aceleración del proceso económico y la intervención del estado en la economía, para que un poco mas tarde, hacia el siglo XVI, se diera el nacimiento de nuevas escuelas que estructurarían firmemente la economía, para transformarla en lo que hoy conocemos como una economía de libre mercado.




EDAD MEDIA


La Edad Media fue un periodo de tiempo comprendido entre el siglo V y el XV. La economía se basaba en el feudalismo, sistema económico que consistía en la distribución de tierras (Feudos) para la producción de cereales, frutas, etc. a cargo de un señor feudal quien debía rendirle cuentas al Rey, el cual era propietario de todas las tierras.  Generalmente, estas tierras eran otorgadas a los señores feudales luego de servirle al rey militarmente. Esto se pudo ver mayormente a comienzos de la edad media, desde el siglo V hasta el VIII. Gran parte de la población se ubicaba en los feudos, donde podían estar a salvo de guerras, pues no eran llamados a combatir porque no se podían descuidar las tierras.

Por otro lado se encontraba La Iglesia, la cual tenía gran poder en esta época gracias a la inmunidad, tanto así que al igual que el rey, poseían grandes extensiones de tierras y delegaban siervos para la administración de esos terrenos.  El poder de la iglesia Creció más aún cuando se comenzó a vender las indulgencias, las cuales eran un “tiquete” a la salvación. Lo cual fue posteriormente una de las cosas más criticadas por Lutero en la reforma protestante.

Por último, existían unos ciudadanos libres que tenían tierras llamados los alodios.  Estos se beneficiaban de ser “juzgados por tribunales públicos”, derecho al cual no accedían los señores feudales. Con el paso del tiempo estos fueron desapareciendo debido a la difícil situación que vivían al estar obligados a pagar tributo al rey y otros aranceles.

La justicia en el feudalismo existía, y el máximo administrador de ella era el rey. El rey delegaba el ejercicio de la justicia a sus condes y otras personas de rangos inferiores, para poder abarcar la totalidad de los casos. Los condes por ejemplo eran los que administraban los grandes territorios, sin embargo, la división de ese poder no fue suficiente pues los señores feudales terminaron siendo los que administraban su propia tierra.

El fin del feudalismo se puede situar entre el siglo XIV y XV. Este se debe a la transformación de la sociedad medieval, pues el poder económico se descentralizo lo cual permitió el avance de nuevas clases sociales y entro en lo que fue la economía de la modernidad.



EDAD MODERNA

Por otro lado, el poder del rey seguía igual, pues en algunos países se aprovecho la reforma protestante para separarse de la iglesia, en otros para dedicarse al cristianismo como “La monarquía del rey del Cristianismo” en Francia, y otros como Inglaterra quisieron estar en un punto medio (Anglicanismo).  Luego, ocurre algo que cambiaria totalmente la política de la época, la creación de las Monarquías Parlamentarias. Luego de la guerra civil Inglesa, gracias a la protesta por la falta de participación del pueblo a la hora de tomar decisiones, surge la idea de enviar representación para el pueblo del gobierno que fue llamado, Parlamento.


Quizá el factor más importante en la economía moderna, fue la creación de la burguesía. Una clase social libre del rey y de la iglesia, que con la creación de rutas comerciales que abarcaban Europa de norte a sur, hicieron que la economía creciera en redes que se establecían entre burgueses, creando así ciudades libres y meramente comerciales, como lo fueron Génova y Venecia. La llegada de la modernidad puede situarse después del descubrimiento de América, pues se establece un nuevo sistema económico que se basa en la manipulación de la materia prima de las colonias mediante la explotación, transformación y posteriormente la venta del producto a las mismas colonias, lo cual generaba un ingreso inmenso para los colonos.



Inglaterra fue la economía más grande del siglo XVIII y XIV, y fue gracias a muchos factores que lo beneficiaban. Primero, la fácil conexión con el continente americano, ya que se encontraba más cerca y se podía seguir una ruta marítima por allí. Esto fue quizá lo más importante ya que fue el puerto comercial más transitado de la época. Segundo, su localización fuera de lo continental fue algo que ayudo bastante, pues no se vivían problemas de invasiones ni ataques terrestres que normalmente afectaban a otros países europeos. Finalmente, la incentivación a la propiedad privada y otros ideales de la revolución francesa permitieron un avance en la sociedad constante.


Las siguiente presentación buscará dar una mayor profundización en cuanto a la evolución de la economía: